La escritura por la que se instituye la Fundação da Casa de Mateus está fechada el 3 de diciembre de 1970. A través de ese documento, D. Francisco de Sousa Botelho de Albuquerque, tercer conde de Mangualde, sexto conde de Vila Real y quinto conde de Melo, donó una parte substancial de su patrimonio a esa Fundación. Al hacerlo, sus objetivos eran claros: garantizar la permanencia en el tiempo del patrimonio constituido y de la memoria que la Casa de Mateus encarna y simboliza.

Esta preocupación no era atributo exclusivo del instituidor: mucho tiempo antes que él, a lo largo de sucesivas generaciones, sus antepasados fueron sentando las bases y reuniendo los medios que permitirían salvaguardar el patrimonio. D. Francisco supo interpretar este anhelo familiar, actualizándolo y creando las condiciones necesarias para hacerlo factible en el siglo XXI, y en las generaciones venideras.

Hoy, la Fundação da Casa de Mateus es una organización dinámica y abierta a la comunidad. Su valiosa colección, reunida a lo largo de los siglos, se encuentra tratada de forma integral y a disposición del público. Al promover el conocimiento y la excelencia en sus más variadas intervenciones, la Fundación da Casa de Mateus ocupa en este momento un lugar destacado hacia el cual apuntó el esfuerzo colectivo e individual de la familia del instituidor.

 

 

Estatutos de la Fundación Casa de Mateus